Nuestro enfoque

¡Optamos por la solución a largo plazo!

Independientemente de lo que queramos cambiar en nuestras vidas con el fin de atraer algo mejor, hay, como mínimo, dos formas de hacerlo

  • La primera: enfocarnos en los síntomas que tenemos y aliviarlos con remedios rápidos que otros nos dan, ignorarlos, o tratar de cambiar los factores externos que creemos que los provocan.
  • La segunda: mirar hacia uno mismo con el fin de llegar a la raíz que provoca los síntomas que tenemos para plantar una nueva raíz en su lugar que haga crecer algo diferente y más en sintonía con lo que queremos.

La primera es una solución temporal que además puede llegar a producir mucha frustración ya que buscamos la solución en elementos externos que no dependen de nosotros y, por lo tanto, que escapan a nuestro control.

La segunda es una solución a más largo plazo que nos permite reducir los síntomas de una forma más duradera, y además, en el proceso, evolucionamos como personas y nos convertimos en participes conscientes de lo que ocurre en nuestras vidas.

En el centro optamos por la opción a la largo plazo y por convertirnos en participantes protagonistas de nuestra vida.
Para poder optar por la opción a largo plazo, necesitamos los siguientes componentes:

  1. Compromiso. Cuando nos comprometemos pasamos de pensar que algo nos vendría bien a activar la voluntad de ponernos manos a la obra para conseguirlo. Es el primer paso que hay que dar, ya que sin compromiso, nos quedamos en el mundo de las ideas, del pensamiento.
  2. Autoconocimiento. Que nos permita saber quiénes somos, qué nos hace felices, qué nos impide avanzar, cuáles son mis fortalezas y mis debilidades. Y así, en función de ello, avanzar, decidir, reconducir, crear, actuar.
  3. Apertura de Visión. Para crear algo diferente tenemos que abrirnos a ver algo también diferente ensanchando nuestra capacidad de visión.
  4. Creer que es posible. No hace falta saber cómo hacerlo para empezar, pero sí quererlo y creer que realmente cada persona es capaz de diseñar su vida y de hacer lo mejor posible con las circunstancias que la rodean.
  5. Prácticas para encontrar y mantener el equilibrio. Éstas nos ayudan a volver al centro siempre que nos salgamos de él, activan nuestra fuerza de voluntad, perseverancia y bienestar, nos proporcionan estabilidad, y además un estado de serenidad desde el que actuar conscientemente en vez de reaccionar de forma automática.
  6. Red de apoyo. Este es el componente fundamental a la hora de avanzar fuera de la zona de confort. Hacerlo sólo requiere de mucho más esfuerzo, da más miedo y es más probable que abandonemos. Con el apoyo adecuado el camino se vuelve más fácil y agradable y así llegamos más lejos.

En el centro El Factor Humano hemos juntado todos estos componentes con el fin de que tú crees tu propia fórmula y diseñes desde el principio tu camino, tu ritmo. Eso sí, siempre con nuestro apoyo y el del resto de personas que, como tú, eligen tomar las riendas de sus vidas.
  • Creamos espacios de trabajo donde te sentirás aceptado, apoyado

    y a la vez retado a superarte, a ir mas allá. Creemos en ti y en tu capacidad de superación, independientemente del lugar de donde partas.

  • Nuestro énfasis está en la experimentación

    y en la integración de lo aprendido en el día a día. El centro proporciona un lugar seguro para experimentar, probar y aprender, pero es fuera, en la vida de cada uno, donde la integración de lo aprendido tiene su verdadero valor.

  • Nos apasiona y nos divierte lo que hacemos,

    trabajamos desde el entusiasmo y, a pesar de que el trabajo que se realiza es intenso y profundo, nosotros lo dotamos de espontaneidad, calma y diversión. Hacemos del humor una de nuestras herramientas fundamentales.

Conoce nuestros valores y creencias o los servicios que ofrecemos:

Laboratorio de la Felicidad, Programas Presenciales, Programas Online, Coaching Individual, Prácticas para el Equilibrio